Seleccionar página

Justo hoy, 8 de noviembre, hace un año que Donald Trump fue elegido presidente de los Estados Unidos de América. Fueron unas elecciones seguidas con gran expectación por mucha gente. Se habla de que la campaña fue seguida como si de un reality show se tratase: los debates televisados, las campañas en redes, los escándalos y las polémicas declaraciones de Trump… Hasta yo mismo caí en la tentación de analizar el último debate de la campaña con una recopilación de tuits.

Como digo, ha pasado ya un año. Donald Trump está embarcado en sus aventuras en la Casa Blanca y ha supuesto un cambio para la política mundial,  ya sea para bien o para mal. Hillary Clinton (y desgraciadamente el Partido Demócrata) parecen seguir anclados en la derrota y en la crítica a Trump sin proponer nada nuevo. De hecho, Clinton se encuentra ahora en plena promoción de su libro What Happened donde explica como vivió aquellas elecciones y reflexiona sobre algunas posibles causas de su derrota.

Ante esta crisis de identidad y, sobre todo, de liderazgo del Partido Demócrata viene bien echar la vista atrás y analizar cómo los candidatos de este partido construyen su imagen pública. En mi caso, he recuperado un análisis que hice el año pasado de la imagen audiovisual de los candidatos demócratas (Obama, y los candidatos a las primarias Hillary Clinton y Bernie Sanders). Creo que observar con detenimiento la imagen de los demócratas puede ser muy útil y se puede extrapolar a otras campañas de comunicación política. El análisis se basa en tres spots, uno de cada candidato. Evidentemente, en plena campaña electoral no suele haber tiempo para este tipo de análisis más pausados. Sin embargo, viene muy bien conocer estas herramientas para aumentar nuestro criterio. Muchas veces este tipo de visiones más profundas son las que marcan la diferencia.

Spot de campaña de Bernie Sanders “America”.

Este vídeo de campaña de Bernie Sanders fue lanzado a comienzos de 2016, en plena batalla por las primarias del Partido Demócrata. El fundamento del vídeo, la idea principal que se destaca, es la diversidad del pueblo americano y cómo el candidato, Bernie Sanders, es sensible y partícipe de esta pluralidad. El spot, tanto a nivel plástico como de enunciación, está construido para transmitir esta idea.

En cuanto a la planificación, destacan principalmente tres tipos de planos. Por un lado, se observan planos generales que nos muestran diferentes paisajes americanos. Cuando aparecen individuos dentro del campo los planos se acortan y predominan los planos americanos y los planos medios cortos para darle más importancia a las personas que aparecen y a sus expresiones. Por otro lado, en los momentos en los que se muestra a la multitud se utilizan planos más largos para resaltar que hay bastante gente y construir la idea de “multitud”, llegando a utilizar planos generales cuando se muestran grandes concentraciones de simpatizantes.

Los planos están articulados a través de un montaje muy expresivo que es la principal herramienta que se utiliza en este caso para construir el significado. La primera característica a destacar es que los planos se suceden siguiendo el ritmo de la música. Los cortes se producen coincidiendo con la melodía de la canción por lo que cada plano tiene poca duración. Además, el movimiento dentro de cada uno de los planos también tiene cierta coherencia con el ritmo de la música, siendo los planos del comienzo más estáticos.

El tipo de montaje utilizado es el montaje paralelo puesto que se intercalan varios acontecimientos diferentes sin que el espectador tenga ninguna información sobre la relación temporal entre ellos. No se trata de un montaje narrativo, no busca construir una historia, sino que pretende expresar una idea. Esto se consigue principalmente mediante la articulación del vídeo en dos bloques diferenciados.

En el primer bloque, que se extiende desde el comienzo hasta el estribillo de la canción, se crea la idea de una “América” diversa y plural. Para ello, se seleccionan planos que encajan dentro del marco que tiene la sociedad americana de sí misma. Un elemento crucial para conseguirlo es la bandera americana. Este símbolo aparece en hasta nueve ocasiones a lo largo de la pieza. En primer lugar, se suceden seis planos que representan a la América rural a través de los paisajes y de imágenes de la vida rural. Coinciden con el primer verso de la canción. Los siguientes seis planos, durante el segundo verso, nos muestran una América desarrollada y cosmopolita utilizando un plano general de una ciudad y la aparición de ordenadores, personas jóvenes e incluso una niña y un bebé. A partir de este momento, se incluye a Bernie Sanders y a sus seguidores en este marco que se ha construido. Se intercalan planos de los seguidores de Bernie Sanders, planos en los que aparece el propio candidato (acompañado de su esposa en una ocasión) y otros que muestran la vida cotidiana de diferentes personas. Se muestran individuos de distintas edades y en diferentes contextos. Destaca la ausencia de personas afro-americanas o de color que solo están presentes en una ocasión y en segundo plano. Se construye una idea de América diversa en cuanto a que es rural y cosmopolita pero se mantiene la del pueblo americano tradicional.

El segundo bloque comienza con el estribillo de la canción y el plano compuesto por un mosaico con la cara de una gran cantidad de personas y se extiende hasta el final del vídeo. Con esta composición, se transmite la idea de que el pueblo americano también es diverso. Es fundamental porque complementa al bloque anterior en el que solo se transmitía la diversidad del territorio de EEUU. Los planos que se corresponden con los momentos en los que la canción habla de “América” son planos generales o bastante largos en los que se ve a la multitud aclamando a Bernie Sanders. En este segundo bloque, el movimiento dentro de cada plano es mayor debido a los vítores de la gente. Además, el sonido diegético está mucho más presente y podemos escuchar los gritos de la gente perfectamente.

El montaje de este spot es expresivo, pero es precisamente del contraste entre los dos bloques comentados a partir de dónde se construye el programa narrativo del anuncio. El sujeto es “América” y busca recuperar la ilusión. Bernie Sanders y la diversidad del pueblo americano son los que permiten este cambio que en el vídeo está representado por el cambio en los códigos visuales cuando comienza el estribillo de la canción.

Captura de pantalla 2017-11-07 a las 21.44.54

Esta idea de “recuperar la ilusión” o de “mejora” se construye a partir de que el vídeo va in crescendo: a medida que avanza la duración de los planos es menor, el movimiento dentro de ellos mayor, el sonido diegético aumenta con los gritos de la gente y el ritmo de la canción se acelera al llegar al estribillo.

En lo relativo al sonido, se tiene que realizar una distinción entre el sonido diegético y la música extradiegética que es un fragmento de la canción “America” del dúo Simon & Garfunkel del año 68. La música está presente durante todo el vídeo. Sin embargo, el sonido diegético casi no se aprecia al principio y es muy evidente a partir del estribillo cuando se comienzan a escuchar perfectamente los gritos de la gente. Aunque hablemos de música extradiegética, podemos decir que en realidad la canción sí está presente de forma visual en el momento en el que aparecen unos rótulos con las palabras que conforman el estribillo.

La ocularización es cero en cuanto a que lo que se observa no corresponde a la mirada de ninguna instancia diegética. La focalización es cero puesto que el espectador accede a unas imágenes que se le presentan como la realidad. No sabe ni más ni menos que los personajes.

Por último, como consecuencia del montaje paralelo hay bastante atemporalidad en el vídeo. Lo que importa es la significación de las imágenes y no su orden temporal que no conocemos. Se puede hablar de que el tiempo del relato es mucho menor que el de la historia relatada (la campaña electoral) por lo que estaríamos ante un sumario.

Spot de Hillary Clinton “Getting started”.

Con este vídeo, “Getting started”, Hillary Clinton anunciaba que quería ser candidata a la presidencia de los EEUU. El fundamento del spot, la principal característica que se destaca, es la de humanidad y proximidad de la campaña de Clinton.

Estos valores se transmiten a partir de la utilización de una serie de códigos visuales. Son estos códigos los que permiten que las escenas cotidianas que se muestran en el vídeo sean aceptadas como algo “real” por parte del espectador cuando, en realidad, este no sabe si se trata de situaciones cotidianas o de actores interpretando un papel. En esta línea, juega un papel muy importante la inestabilidad de la cámara que ayuda a dotar al spot de un toque casero al no parecer que está rodado de forma profesional. Además, para contribuir a esta creación de “realidad” se utilizan códigos visuales de la no ficción como las entrevistas con mirada a cámara.

En cuanto a la planificación, predominan los planos medios a lo largo de todo el vídeo y los planos americanos cuando se trata de entrevistas. Por otro lado, se incluyen bastante planos detalle de los personajes colocando cosas. Estos transmiten valores como el orden y la capacidad de conseguir cosas. Hay varios planos en los que los sujetos sonríen a cámara, sobre todo al final del spot con lo que se crea un ambiente de optimismo, alegría.

El tipo de montaje utilizado es el montaje alterno: se suceden fragmentos que corresponden a distintas acciones que se intuye que están sucediendo al mismo tiempo. Asimismo, el ritmo con el que se intercalan los planos se corresponde con el ritmo de la música extradiegética. Esto es especialmente evidente al comienzo del vídeo cuando el cambio de plano se produce al ritmo de un redoble.

En el spot se nos muestran varios programas narrativos en los que el sujeto (cada una de las familias) busca un objeto diferente y se están preparando para ello. El programa narrativo principal, el hilo conductor es que Hillary Clinton busca la presidencia de los EEUU y se apoyará en las familias americanas para conseguirlo. La forma que tienen las familias de ayudarlas es ser “fuertes”.

Captura de pantalla 2017-11-07 a las 21.53.44

El spot cuenta con una ocularización cero, aunque en determinados momentos, esta se convierte en ocularización interna primaria: podemos ver a través de los ojos de algunos personajes.

La focalización es interna, son los personajes los que cuentan su propia historia y el punto de vista del espectador está condicionado por estos.

El orden de la temporalidad es cronológico pero todas las escenas se intuye que suceden más o menos al mismo tiempo. La duración de la historia es mucho mayor a la del relato en el que solo se nos muestran algunos segundos de la vida de estas personas. En el caso de este vídeo, se puede hablar de temporalidad doble: por un lado, tenemos las entrevistas y por otro los planos en los que se muestra su día a día.

Estas dos temporalidades se conjugan con un asincronismo del sonido. Se escucha lo que los personajes dicen en las entrevistas mientras se ve lo que hacen en su día a día. El sonido se completa con una música extradiegética.

Spot de Obama “Go”.

 

El vídeo corresponde a un anuncio de la campaña de 2012 en la que Obama se presenta a la reelección como presidente de los EEUU. El fundamento de este vídeo es la perseverancia y la eficacia que caracterizan a Obama.

La principal estrategia para conseguir transmitir estos conceptos es el establecimiento de un programa narrativo claro en el que Obama se nos muestra cómo héroe. El sujeto, por tanto, sería el presidente Obama que quiere seguir mejorando América.

Captura de pantalla 2017-11-07 a las 21.59.12

Este programa narrativo está acompañado de varios parámetros plásticos que ayudan a construir el significado del vídeo.

En primer lugar, se utilizan imágenes de archivo sobre los hechos trágicos (paro, crisis económica, colapso financiero, etc.) en los que se encontraba EEUU en el 2008. A continuación, se introducen imágenes del juramento de Obama como presidente de los EEUU en 2009 y, a partir de este momento, se muestran imágenes representativas de los cambios que Obama ha conseguido.

Es importante cómo para que el espectador considere veraces los hechos que se relatan, se utilizan imágenes de archivo y se alternan imágenes fijas y en movimiento e incluso se incluye un gráfico interactivo. El spot de configura en dos bloques claros separados por la llegada de Obama a la Presidencia. El primero está realizado a modo de tráiler en el que se plantea el problema: el país estaba en una situación muy negativa. Estas expectativas que se han sembrado en el espectador se resuelven en el segundo bloque, cuando Obama es capaz de poner solución a esos problemas.

En el apartado de la planificación, se observan planos medios de diferentes personas y del propio Obama. Solo se utilizan planos generales o más largos en casos puntuales y en un plano del juramento de Obama. Se observa claramente una tendencia a los planos más cortos: se potencia la imagen de la persona concreta y no de la multitud. En algunos casos concretos se recurre a planos detalle con una función informativa: un diario, varios carteles, cifras, la rueda de un coche… Las imágenes son muy estables.

El montaje se caracteriza por la poca duración de cada plano y por intercalar muchos de ellos con un efecto de interferencias. Este efecto recuerda a las interferencias de una grabadora de vídeo con lo que se transmite que estas imágenes han sido grabadas, lo que ayuda a incrementar su veracidad.

El vídeo cuenta con una ocularización cero: las imágenes no se corresponden con el punto de vista de ningún personaje. La focalización, también es cero, y encontramos a un narrador omnisciente y extradiegético, es decir, es una voice over que narra los hechos, tiene conocimiento de todo lo que ha ocurrido y no pertenece al mundo narrativo.

Además de esta voice over, en lo que respecta al sonido observamos una música de fondo y sonidos extradiegéticos en las transiciones con interferencias. El sonido diegético está compuesto por las voces de Obama y algunos gritos o aplausos y por las voces que acompañan a las imágenes de archivo del comienzo. Estas son cruciales porque dan a entender al espectador que se trata de imágenes de telediarios.

El orden de las imágenes es cronológico, desde el 2008 hasta las elecciones de 2012. Solo se seleccionan algunos puntos clave para hacer esta narración de cuatro años de presidencia por lo que se puede considerar un sumario en lo relativo a la duración del spot.